Aprender a cocinar nos hizo humanos

Hace ya tiempo, vi un maravilloso capítulo de redes que se indagaba en nuestra historia y en qué nos distinguimos del resto de animales que pueblan la tierra.

Don Eduard Pungset estuvo charlando con el antropólogo Richard Wrangham, y nos contaba cosas tan curiosas como que el hecho de cocinar la comida transformó literalmente nuestro modo de vida, por dentro y por fuera.  Cuando nuestros antepasados aún no cocinaban, tras cazar a sus presas debían masticar y masticar, y volver a masticar la carne cruda. Tras la odisea de la masticación, seguía una interminable y desagradable digestión. Vamos, que para comer y quedarse uno agusto quizás tenía que tirarse cinco o seis horas. Ésto implica que a lo largo del día, uno no podía hacer mucho más que cazar y comer, además, como nuestras mandíbulas tenían que ser más fuertes para poder masticar la carne, sacrificábamos parte de nuestro cerebro para cederle espacio a la mandíbula y sus músculos.  Pero un buen día, todo cambió; alguien dejo caer un pedazo de carne al fuego y…. “Eureka”. El mamut ya no estaba tan duro, estaba tierno y jugoso, se deshacía en la boca; esas malditas digestiones eternas… con esa acidez de estómago… Y claro, no había activia por aquel entonces, os podéis imaginar…, todo eso se había terminado. Ahora, un adulto podía consumir cuanta carne quisiera en cuestión de media hora, y en otra media horita de siesta la digestión estaba hecha. Era la revolución, ahora que los humanos disponiamos de unas cinco a ocho horas más cada día para dedicarlas a encontrar más comida, o a estimular nuestro por entonces pequeño cerebro. Ésto acompañado de que ya no necesitábamos esos dientes de predador, hizo que la mandíbula cediese terreno al cerebro y éste pudiese desarrollarse más.

Sabed que somo la única especie que cocina sus alimentos; os dejo el link del capitulo de redes y un par de articulos del Dr. Wrangham. ¡Que aproveche!

Capitulo               Articulos

“Si he podido ver un poco más lejos es porque iba subido a hombros de gigantes” Sir Isaac Newton

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Aprender a cocinar nos hizo humanos

  1. Orges dijo:

    Ya el primer cambio fue el de pasar de consumir solo vegetales, que demandaban un intestino muy largo y digestiones muy costosas energéticamente, a consumir proteína animal: eso permitió reducir el gasto energético de la digestión y dedicar esa energía al cerebro (que es uno de los órganos que má gasta; bueno, no en todos). Cocinar es sin duda una de nuetras actividades más humanas, y tiene sus repercusiones nutricionales.

    Muy interesante tema. Bien resumido. Lástima que no tenga un poco más de documentación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s