Hincarle el diente a un bocadillo con carne de perro

Para la cultura occidental comer carne de perro resulta impensable. Sin embargo, en China, Vietnam, Corea y otros países asiáticos es un plato habitual. Los nutricionistas recomiendan su consumo, por su alto valor nutritivo. En estos países, donde abundan los restaurantes especializados en platos a base del llamado ‘mejor amigo del hombre’, el perro no ocupa un lugar tan cercano a los seres humanos y comérselos es parte de un hábito cultural. Con la carne de perro se preparan sopas, estofados con salsa picante, se hace al pincho, laqueado, según los gustos de los comensales. La polémica siempre está presente, pero los defensores de comer galgos y podencos, creen que nadie puede imponerles cambiar sus gustos, (Noticias Cuatro).

Es más, la ingesta de carne de perro en estos países, está asociada a otros fines: La piel de perro y la vesícula son utilizadas porque supuestamente revitalizan el cuerpo y lo sanan de la enfermedad. El pene y los testículos son consumidos por sus “propiedades” contra la impotencia y para aumentar la libido. Por último los riñones de perro se comen también para curar la impotencia y la eyaculación precoz, (granjas y mataderos.org).

En noticias como la anterior, podemos observar la gran influencia que ejerce la cultura de cada país en el consumo de la carne. Desde un punto de vista tecnológico, la carne de perro, reúne las mismas características, o al menos, muy parecidas,  que una carne de ternera, siendo su consumo en países occidentales prácticamente impensable, mientras que en otros su consumo es algo habitual.

MIR

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Hincarle el diente a un bocadillo con carne de perro

  1. orges dijo:

    1.- Me hubiera gustado ver algo sobre su composición. No sé si cuando dices que tecnológicamente es similar a la de ternera te refieres en composición, pero lo dudo mucho, porque al tratarse de un animal monocavitario su grasa seguramente no será tan saturada. Y tambien alguna descripción sobre el sabor.
    2.- Si te das cuenta, se come muy poca carne de mamíferos carnívoros. La principal razón es que comer carne es energéticamente desastroso, y sería impensable estar cebando perros o gatos para comérselos (saldría carísimo). Pero tal vez sería interesante indagar en si puede haber otro tipo de razones: transmisión de enfermedades, presencia de determinados sabores.
    3.- Creo que en un blog como este debería quedar meridianamente claro que lo de las propiedades curativas o revitalizantes que cacarea la medicina tradicional china es tan patraña como los iluminados que curan por imposición de manos. En el caso del perro las repercusiones de estas estupideces no son muy importantes, pero hay que recordar que se matan animales en extinción (tigres, rinocerontes, elefantes…) por este tipo de incultura paleta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s