La carne y la salud

Hoy en día la carne es un componente esencial de la dieta  moderna. Proporciona varios nutrientes que son difíciles de obtener de otros alimentos (tales como la vitamina B12) y que son necesarios para el funcionamiento de nuestra fisiología.  Su consumo regular es básico para la salud.

Nuestros antepasados, tanto Cro-Magnones como Neandertales (más estos últimos) eran cazadores; la carne siempre estuvo presente con un papel importante en la dieta. En la actualidad sigue siendo así, siendo su consumo, motivo para  reuniones sociales (¡quien no se ha reunido con la “excusa” de una caldereta o barbacoa!….).La carne además de proporcionarnos un placer y satisfacción difícil de igualar por algún otro alimento, es fuente fundamental de proteínas tanto en cantidad como en calidad. El déficit de proteínas puede ocasionar anemia, edemas, debilidad del sistema inmunológico, pérdida de masa muscular, problemas cardiovasculares, retraso en el crecimiento. La calidad de las proteínas de la carne viene dada por su perfil en aminoácidos esenciales, las proteínas de origen vegetal no contienen todos los aminoácidos esenciales. Se puede vivir sin consumo de carne, pero esto requeriría una suplementación dietética.

La variedad  de tipos de carne nos permite elegir entre una gran cantidad de productos  pudiendo optar desde piezas o tipos más grasos a productos magros (en contra del argumento que usan los detractores de su consumo, argumentando un alto contenido en grasas saturadas en la carne).

Además de todas estas cualidades positivas la carne es un alimento con alta seguridad alimentaria. La trazabilidad en productos cárnicos es difícil de superar ya que los animales de abasto tienen  trazabilidad del campo a la mesa a la par de ser sometidos a múltiples controles sanitarios. Con todo esto animó a todos al consumo de carne, eligiendo cada cual la opción que más se le adapte.

PLR

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La carne y la salud

  1. orges dijo:

    1.- Es un error bastante extendido el citar los efectos negativos de la carencia de determinado nutriente para ensalzar los beneficios de un alimento que los contiene. Eso no es correcto: una dieta sin carne puede tener las proteínas suficientes para no ocasionar ninguno de los problemas que citas, y sin necesidad de quebrarse la cabeza, solamente comiendo por hambre.

    2.- Mezclas contenido graso con grasas saturadas en el tercer párrafo

    3.-Todo esto ha sido objeto de debate y explicación en las sesiones teóricas. Las entradas en este blog deben tratar sobre temas que no se hayan visto directamente en clase, tal y como se explicó.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s