Virtudes y bondades de la carne de caballo

Pese a que su consumo es bastante habitual en otros países europeos (en Alemania y muchos países nórdicos se consumía en celebraciones para honrar al dios vikingo Odín), en el caso de España la hipofagia no es del todo frecuente, asociándose todavía hoy el  consumo, a épocas de escasez y posguerra y muchas veces generando reticencias en muchos de los consumidores, pero cierto es que no deja de ser una carne más, perfectamente apta y con perfecta  cabida en la cotidianidad de un menú doméstico y así mismo en la carta de un restaurante de alta cocina.

Redundando en las bondades y haciendo referencia a su composición, la carne de caballo es especialmente rica en glucógeno y con un contenido en grasa menor que la carne de vacuno, siendo muy similar el balance proteico en ambas especies, y convirtiéndola en un alimento especialmente apto para deportistas. Su contenido en ácidos grasos esenciales omega 3, es 9 veces superior al de la carne bovina y sus índices de aterogeneicidad y  trombogeneicidad son más bajos que esta última.

A nivel de vitaminas es muy interesante, especialmente en el caso de las vitaminas hidrosolubles del grupo B (tiamina, riboflavina, niacina, B6, ácido pantotéico, biotina, ácido fólico y vitamina B12).

A nivel de minerales es  una excelente fuente de hierro, una buena fuente de zinc y es destacable su contenido en fósforo.

Desde el punto de vista tecnológico es interesante la distribución del tejido conectivo y el bajo grado de polimerización del colágeno, que favorece la terneza de esta carne. El rigor mortis tarda en aparecer, dado su elevado contenido en glucógeno, pero el problema se solventa a medida que el animal envejece, siendo así la carne más tierna en animales de 7-8 años, que en potros. La coloración se torna rojo más intenso a medida que el animal envejece.

¿! Es o no una buena opción!?

PLHM

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Virtudes y bondades de la carne de caballo

  1. orges dijo:

    1.- Muy interesante

    2.- ” sus índices de aterogeneicidad y trombogeneicidad “: Deberías haber citado qué son o cómo se calculan

    3.-Me ha gustado mucho la síntesis, y la redacción esta cuidada. Me parece muy interesante el último párrafo.

    4.- ¡¡Referencias!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s